martes, 24 de enero de 2012

Precios Minimos para la subasta de almeja en O Grove

Cofradías y agrupaciones intentaron a lo largo de los años aplicar precios mínimos a pescados y mariscos con el fin de evitar que la cotización caiga en picado, pero no todas han sido capaces de mantener este criterio en el tiempo. En Arousa, la más persistente es la cofradía de O Grove donde funciona este sistema tanto para el centollo, la almeja o el percebe. El pescado es mundo aparte.
En la lonja de Cambados también se retira el centollo de la subasta cuando alcanza el umbral de los 6 euros el kilo y hay mínimos establecidos para otras especies, pero se hace de manera tan voluble y con topes tan bajos que pocas veces se llega a parar la puja. Algo parecido ocurre en A Illa donde los 8 euros de precio mínimo fijado para la navaja pasó ya a 6 euros y donde la almeja roja bajó este año de los 5 euros establecidos inicialmente.

La fina, no a menos de 14 euros 
Las leyes del mercado mandan y la mayoría de las mariscadores prefieren adaptarse a las oportunidades y necesidades de cada momento. En O Grove van por libre. Allí, las mujeres se resisten a apearse de los 14 euros el kilo para la almeja fina, los 9 euros el kilo para la babosa y los 7 euros, para la japónica. Los precios bajan bastante más en otras lonjas. En Carril, por ejemplo, la semana pasada la fina alcanzó mínimos de 8,5 euros y la japónica de 4,55.

Las grovenses apuestan por este modelo pese a que espanta a algunos compradores y a que hay un núcleo de socias que está en contra. «É certo que hai xente que se opón, pero manda o que dí a maioría», según indicó la vicepatrona mayor, Lola Gondar. Ella defiende este sistema a capa y espada alegando que permite rentabilizar el trabajo en la playa; así, en temporadas de precios bajos considera que antes de regalar su trabajo es preferible coger menos marisco, dedicarse a tareas de limpieza o siembra o, en el peor de los casos, quedarse en casa. Por ejemplo, el mes pasado solo acudieron a mariscar cinco días, lo cual se tradujo en unos ingresos de 300 euros por persona. Teniendo en cuenta que solo de seguridad social tienen que pagar 175 euros al mes, las ganancias se quedan en unos exiguos 225 euros. Pero queda por delante la Navidad, que permitirá recuperarse.

Fuga de compradores


Ella, como otras dirigentes consultadas, consideran que el sistema de precios mínimos puede ocasionar agravios comparativos entre las mujeres pues podría darse el caso de que unas vendan y otras no. Otro temor es que los compradores «marchen para outras lonxas».

En Cambados también se ocuparon del asunto. «Hai anos intentouse, pero non se respectou. Non só teñen que porse dacordo as confrarías da ría, tamén os homes e as mulleres dentro da misma confraría, senón non pode saír ben», apunta la presidenta de la agrupación, Isabel Pérez. Otro problema que se plantea al retirar el marisco de la subasta es qué hacer con él. «Se o levas para a praia, acaba morrendo». Mejor lo tienen los parquistas de Carril que tienen margen de maniobra para sembrar el marisco en sus viveros.

Disparidad en los modelos comerciales en las lonjas de Arousa

«Xa se intentou hai anos. Para pór prezos mínimos, ou se fai en toda a ría ou non funciona» Isabel Pérez

«Aínda falamos o outro día do tema na asamblea pero pór isto en marcha é complicado»
Dora Nogueira

«É certo que hai xente que se opón, pero manda o que dí a maioría e decidiuse así»
Lola Gondar (presidenta mariscadoras O Grove)

No hay comentarios:

Publicar un comentario