domingo, 13 de marzo de 2011

CATAMARAN SEMILLERO PARA CRIA DE ALMEJA Y OSTRA EN O GROVE

Catamarán-semillero PEMEIA: Un paso más en el cultivo de ostra y almeja

Con estas características ha sido presentado en el puerto pesquero de Corgo, en O Grove (Pontevedra), el nuevo catamarán-semillero Pemeia diseñado por la empresa local Recursos Mariños Grovenses (Remagro S.A.), un buque con el que se pretende incrementar y mejorar la producción de simiente de moluscos bivalvos procedentes de criadero.
Con estas características ha sido presentado en el puerto pesquero de Corgo, en O Grove (Pontevedra), el nuevo catamarán-semillero Pemeia diseñado por la empresa local Recursos Mariños Grovenses (Remagro S.A.), un buque con el que se pretende incrementar y mejorar la producción de simiente de moluscos bivalvos procedentes de criadero.
Este nuevo catamarán estará dedicado al cultivo de tres tipos de almeja, concretamente almeja babosa, fina y japónica, así como a la cría de ostra plana y rizada. Para ello, cuenta con un importante campo de tambores, concretamente 108 depósitos, en los que se ubica la simiente de entre 2 y 3 milímetros.
Nutrida por medio de un sistema de flujo forzado de agua de mar, principal fuente de fitoplancton, la semilla permanecerá a bordo hasta haber alcanzado una talla de entre 14 y 18 milímetros, cuando dará el salto al medio natural.
DISMINUCIÓN DE COSTES
Con este nuevo procedimiento se pretende, según explica Remagro, efectuar un engorde más efectivo al incrementar el volumen de cultivo por unidad de superficie con un menor coste económico. Y es que, hasta ahora, los medios tradicionales utilizados para realizar el engorde de simiente en tierra generaban unos costes mucho más altos, por lo que muchas veces el bivalvo llegaba al medio natural cuando aún no tenía ni el tamaño ni la fortaleza necesaria para hacer frente a depredadores y enfermedades, lo que provocaba una elevada mortalidad.
Sin embargo, explican, los bajos costes derivados de este nuevo sistema (entre otras cosas, por el uso de energía eólica para su funcionamiento), hacen que las prisas por engordar la simiente no sean tan inmediatas, y se consigan “tamaños apropiados de entre 14 y 18 milímetros”, explicó Fátima Linares, directora general de Innovación e Desenvolvemento Pesqueiro de la Xunta de Galicia.
MOVILIDAD, SOSTENIBILIDAD Y FÁCIL ACCESO A LOS RECURSOS
A pesar de que este procedimiento ya está siendo utilizado en otros criaderos industriales de Europa, lo innovador de este nuevo catamarán se deriva precisamente de su movilidad como buque. Fátima Linares destacó durante la presentación del mismo que, gracias a esta característica, puede estar fondeado en zonas portuarias, lo que facilita el acceso al recinto de los operarios que se encargan del mantenimiento en cualquier momento y con cualquier condición climática.
Además, Remagro recuerda que tener el campo de tambores de cultivo en un barco permitirá “que se busquen siempre las mejores zonas para el engorde de los moluscos” (aquellas en las que haya una alta concentración de fitoplancton), evitando lugares en los que se produzcan, por ejemplo, episodios de contaminación temporales. Otra de las ventajas sobre las que se hizo hincapié durante la inauguración, fue la buena productividad que se podrá registrar en el medio natural, tanto en cantidad (hasta 180 millones de unidades) como en calidad (en la consecución de parámetros óptimos de crecimiento, de temperatura, salinidad u oxígeno).
FUERTE DEMANDA DE SIMIENTE APROPIADA
La responsable de Innovación e Desenvolvemento Pesquero valoró positivamente esta propuesta de sistemas de preengorde, ya que, en la actualidad, existe una fuerte demanda, por parte del sector, de simiente de un tamaño apropiado que permita afrontar el crecimiento y supervivencia de los bivalvos con ciertas garantías de éxito. “Hoy en día es necesaria la obtención de una semilla de calidad para garantizar el desarrollo del sistema de marisqueo de Galicia”, afirmó Linares durante el acto, en el que además animó a las empresas gallegas a tomar ejemplo y emprender iniciativas como las de Remagro, empresa que lleva dedicándose a la producción, depuración y comercialización de moluscos bivalvos en la Ría de Arousa desde 1992.
En lo que se refiere a esa mejora de la producción, tanto en cantidad como en calidad, la Consellería de Pesca e Asuntos Marítimos de la Xunta de Galicia, en colaboración con el Centro de Investigaciones Marinas (CIMA), está desarrollando una serie de líneas de investigación con las que quieren potenciar estos sistemas como complemento a los minicriaderos de Camariñas (A Coruña) y O Vicedo (Lugo) para la producción de simiente (ver página 2). Entre ellas, Fátima Linares destacó algunas como los proyectos y acciones para el cultivo de nuevas especies (coquina, longueirón, etc.), el desarrollo de estudios sobre técnicas de prevención y protección frente a las principales especies de depredadores, controles microbiológicos de los criaderos, o estudios para la identificación de genes de resistencia y enfermedades en el caso de la ostra plana y la ostra japonesa.
CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES
Eslora total: 24,5 m Eslora: 23,5 m Manga f/m: 12,7 m Manga patín: 2,4 m Puntal: 2,5 m Lastre: 150 t Capacidad de engorde: 180 mill. de unidades Suministro de energía: eólica Caudal de agua circulación: 4x200 m3/h Nº de depósitos para simiente: 108 Especies para engordar: ostra plana, ostra rizada, almeja babosa, almeja fina y almeja japónica.



Es necesario un preengorde de la semilla en la batea antes de labrar la arena de la playa para sembrarla…
La almeja con unos 5 milímetros de grosor, pesando cada una 0,20 gramos, y en cuatro o cinco meses de preengorde en estas nuevas bateas, multiplica su tamaño por cuatro; y su peso, por diez.
Una vez sembrada en la arena crece durante un par de años y está lista para la cosecha. Entonces, su peso se ha multiplicado por siete y su tamaño, por algo más de dos. Un total de 500 kilos de cría se convierten, en dos años y medio, en unos 40.000 kilos de almeja lista para la venta.
Se utilizan una estructura de ocho bandejas y, en cada una, ponen medio kilo de cría. Las cubren con una malla y las cuelgan de una batea. Cuando lo hacen, en primavera, a los dos meses tienen que desdoblar las bandejas y cambiar la malla, porque se tupe totalmente de cría de mejillón, que llega a impedir incluso que pase el agua a través de la red a las bandejas de almejas.
A los cuatro o cinco meses, con un tamaño de entre 18 y 25 milímetros, están ya listas para la siembra. Cuando lo hacen en la playa, para el marisqueo a pie, las mujeres labran la arena con motocultor, como si se dispusiesen a plantar maíz.
300 almejas por metro
A continuación, siembran a voleo, a razón de unas 300 unidades por metro cuadrado. En cuestión de segundos, las almejas desaparecen bajo la arena.
Si la siembra es para el marisqueo a flote, las crías se echan desde una embarcación.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada