martes, 15 de febrero de 2011

Evolucion del marisqueo en Galicia

Segun el correo gallego asi fué la evolución del marisqueo en Galicia...
Cualquier época es buena para comer marisco. Dicen los expertos que ciertos mariscos deben consumirse en los meses de erre. Desde que nuestro rey Carlos III agarró aquella cagarreta como consecuencia de unas ostras que comió en a Pobra do Caramiñal un mes que no tenía dicha consonante, se popularizó eso de comer marisco con garantía desde septiembre hasta abril. Cierto es que el turismo también influye y a veces resulta más rentable abrir las vedas para degustar los moluscos en julio o en agosto, aunque tengamos que abusar del inodoro. Aquellas ostras que dañaron el real intestino procedían de A Ostreira y fueron extraídas de las rocas utilizando un ingenioso artilugio llamado coitelo.
Como podemos ver con este y otros muchos ejemplos, el marisqueo evoluciona tanto en su normativa como en su modus operandi. No tenemos más que observar las diferentes modalidades y sistemas extractivos para darnos cuenta de la gran transformación técnica y social que ha sufrido esta actividad a lo largo de los tiempos.
En el marisqueo denominado "a pie" se ha evolucionado del sacho al legón, pasando por la sacha; y del fouciño a la fouza, en un plis plas de doscientos años. Otros emplean el rastrillo y la horquilla en ese marisqueo aún sin definir y que sugiero se le llame "hasta el sobaco". La gran proliferación de artilugios, hacen que Galicia pueda presumir de ser el país con mayor número de sachos, fouzas y horquillas per cápita de toda la UE.
En el marisqueo "a flote" la evolución ha sido igualmente meteórica. Del avanzado instrumento llamado salabar para extraer el rico berberecho, se pasó al rastro para la almeja, sin olvidarnos de la pateira y la gancha que se utilizan en Illa de Arousa y Carril respectivamente.
Los raños también están muy extendidos, pues al llevar varillas soldadas en lugar de red, pudieron beneficiarse del invento de la energía eléctrica. Cierto es que las personas que utilizan el rastro a flote, gracias a la medicina, ya no mueren de "mal de peito", aunque es muy fácil que lleguen a mayores con los miembros superiores artrósicos y descoyuntados. Hagan ustedes la prueba y verán que risa.
La utilización de todos estos utensilios e instrumentos tienen una característica en común que sin duda ya habían detectado nuestros ancestros, los ostercienses de las sociedades castreñas. Esa característica es la del dolor físico que experimentan las mariscadoras y mariscadores a pie cuando se ponen derechos y aquellos otros que tirando de una vara, avanzan centímetros arañando la arena, dejando igual medida de girones de salud en el camino. Esta hermosa tradición es la que nos hace avanzar y estar a la cabeza de Europa en explotación marisquera y calidad de vida.
Podemos sentirnos orgullosos de los sistemas operativos de esta moderna profesión que, iniciada su regulación en un inodoro en tiempos de Carlos III, se viene adaptando por avanzadas leyes del siglo XXI.
haciendo un resumen del marisqueo en Galicia desde el año 1995 hasta 2005 pincha en la imagen para leer todo el articulo:
Profesionalizacion de las mariscadoras gallegas, pincha en la siguiente imagen para leer el documento:

No hay comentarios:

Publicar un comentario