martes, 15 de febrero de 2011

Dolencias y enfermedades de las mariscadoras

Las dolencias contraídas por ejercer el marisqueo serán enfermedades profesionales


Tercera y última jornada de la visita de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega a Galicia (diciembre 2006).
Las «aguerridas» mariscadoras,
un ejemplo para las mujeres.
Un sistema predecirá la deriva de vertidos con 24 horas de antelación.
13 millones de euros para las riadas
(Firma:Agencias)
La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha informado de que, a partir del próximo enero, las dolencias contraídas a causa de ejercer el marisqueo tendrán la consideración de enfermedades profesionales en la Seguridad Social.
Así lo explicó la vicepresidenta, en un acto con mariscadoras de la Ría de Arousa, en el que estuvo acompañado por la ministra de Agricu
ltura y Pesca, Elena Espinosa, y la conselleira Carmen Gallego.
La vicepresidenta, que elogió la trayectoria de las mariscadoras en la consecución de derechos sociales y laborales, indicó que el próximo año las enfermedades derivadas de los trabajos de marisqueo, recogida de percebes y de algas, va a pasar a formar parte de esta categoría especial de dolencias.
Se trata, dijo a las mariscadoras, «de una petición largamente solicitada por vosotras, una conquista más que sin duda os merecéis porque os la habéis ganado a pulso».
De la Vega también informó de que el Gobierno
tomará medidas para hacer realidad otra petición de las mariscadoras: compatibilizar la práctica del marisqueo y la venta directa de productos con otras actividades ocasionales sin que se les excluya del régime
n especial del mar.
«Son pasos, sin duda, -afirmó- que abrirán camino a otros, y los vamos a seguir dando porque es de justicia, porque es una deuda que la sociedad y el Estado tienen con vosotras, como también, estoy segura, considera e
l Gobierno de Galicia».
De la Vega informó, además, de que el Ejecutivo ha puesto en marcha una línea de ayudas para crear un plan de pensiones para las mariscadoras, entre otras medidas, como un proyecto para que las mujeres de los 'bateeiros' puedan ser t
itulares de explotaciones de marisqueo a pie.
La vicepresidencia indicó que todas estas medidas obedecen a la «lucha» de las propias mujeres del mar, y señaló que, once años después de que se les haya incluido en el régimen especial de la Seguridad Social, ha sido otro Gobierno socialista el que ha posibilitado que se les incluya en los beneficios del sistema del coeficiente de reduc
ción, lo que permitirá jubilaciones anticipadas.
«Ya sé que demandáis reducciones más amplias, pero las medidas que se están tomando constituyen un paso importante para lograr los plenos derechos de las mariscadoras», aseveró.
Por su parte, la conselleira de Pesca, Carmen
Gallego, explicó las ayudas para un plan de pensiones de las trabajadoras del mar, al que podrán acogerse quienes tengan permiso de explotación desde al menos el año.


Un tercio de las mariscadoras de A Illa están de baja por lumbalgia
La Voz de Galicia - 5 Dic 2006
La artrosis y las dolencias de cervicales son las enfermedades más comunes en este colectivo.La normativa que prepara el Gobierno les permitirá acceder a prestaciones sociales
( Firma: m. s. | vilagarcía)
La Vicepresidenta del Gobierno anunciaba anteayer en A Illa que las dolencias producidas por el trabajo de las mariscadoras gallegas serán reconocidas como enfermedades laborales. No es un tema menor. Los problemas musculares y, sobre todo, los óseos son muy frecuentes en un colectivo de mujeres cuyas condiciones de trabajo no son precisamente fáciles.

En el mismo municipio en el que la Vicepresidenta del Gobierno hacía su anuncio hay en este momento 140 mariscadoras que se encuentran de baja por problemas de espalda, en especial molestias de cervicales. Una cantidad nada despreciable en un colectivo que aglutina a 350 mujeres, de manera que una de cada tres de ellas se encuentra ahora mismo de baja médica.

El caso de A Illa es un ejemplo significativo, pero no es el único. En otras localidades, por ejemplo O Grove, no saben cuantificar el número exacto de bajas, pero también coinciden en que es muy elevado.
No hay estudios

Pese a que tanto las administraciones como los sindicatos reconocen que las trabajadoras del mar son unas profesionales muy afectadas por dolencias óseas y musculares, no existe por ahora ningún estudio sobre el porcentaje de mujeres que pueden padecer ese tipo de problemas. Sin embargo, la observación empírica es elocuente. «Eu creo que todas as mariscadoras de Galicia teñen algún tipo de enfermidade», asegura Natalia Laíño, presidenta de la Asociación Galega de Mariscadoras (Agamar).

El motivo de esa especial incidencia de los problemas de huesos es claro. El trabajo de las mariscadoras se desarrolla en el agua y con el espinazo doblado. Dos factores más que suficientes para que las molestias óseas y reumáticas se conviertan en algo cotidiano. Además, en ocasiones deben faenar en condiciones climáticas francamente adversas. Ayer, por ejemplo, era jornada de marisqueo. Con la campaña de Navidad a las puertas, no podían permitirse el lujo de quedarse en casa, así que, en una mañana de intensas lluvias, las mujeres salieron a faenar.

En los últimos años les ha surgido un gran aliado: el traje de neopreno. Pero, pese a que ha facilitado mucho las cosas, los problemas de huesos no han desaparecido. Y parece que no lo harán. «Toda a xente que traballa agora no mar se vai encontrar con problemas cando chegue unha idade», afirma Laíño.

El anuncio que De la Vega brindó a las mariscadoras anteayer no servirá para que sus problemas de salud desaparezcan, pero sí para que puedan acceder a una serie de beneficios sociales a los que no tendrían derecho con una baja ordinaria. La responsable de Agamar lo explicaba ayer así: «Non é o mesmo que collas unha baixa por enfermidade común que por un problema laboral. Neste caso cobras máis. Tamén á hora da xubilación a contía económica sería superior».

Sin embargo, una vez que el anuncio está hecho, queda definir hasta dónde va a llegar ese reconocimiento. Y, en este sentido, Agamar considera que debe ser lo más amplio posible y debe incluir dolencias musculares, artrosis, e incluso la fibromialgia, una dolencia «que non é exclusiva das mariscadoras, pero que tamén está afectando moito a este colectivo».

Con todo, y a falta de que la normativa tome cuerpo, tanto los sindicatos como las afectadas se muestran satisfechas con la medida anunciada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario