martes, 15 de febrero de 2011

Cifras y porcentajes de mariscadoras en Galicia

10 Mayo 2010

Sólo dos de cada cien mariscadoras a pie gallegas tienen menos de 30 años

El sector asegura que el sistema de concesión de permisos obstaculiza la entrada de jóvenes en la actividad . Se prima la experiencia y en los últimos años apenas se han sacado nuevas licencias
MANUEL BARRAL | A CORUÑA
El sector pesquero gallego se ha caracterizado en los últimos años por la falta de relevo generacional, un problema que se ha mitigado parcialmente a raíz de la crisis económica. Sin embargo, hay segmentos de la actividad extractiva en los que esta situación se mantiene. Es el caso del marisqueo a pie. En Galicia sólo dos de cada 100 mariscadores tienen menos de 30 años -105 de los 4.281 profesionales que hay en la comunidad gallega- y sólo dos tienen menos de 20 años, según los datos de la Consellería do Mar a 31 de diciembre de 2009.
Además, la mayoría de los permisos de marisqueo a pie expedidos por la Xunta son para mujeres -casi el 91%, con 3.887 de los 4.281 totales- y muy pocos para hombres -los 394 restantes-, que son principalmente para la extracción de percebe.
Las licencias concedidas en Galicia muestran que la mayoría de las profesionales del marisqueo a pie tienen una edad avanzada. Sólo un 16% de las trabajadoras tienen entre 40 y menos de 20 años y son más numerosas según se acercan a esos 40 años. Mientras, un 27% de los permisos corresponden a personas de entre 41 y 50 años, un 39% a profesionales de 51 hasta 60 años y un 18% a mariscadores con más de 60 años. En total, el 84% de las autorizaciones de la comunidad gallega tienen como titular a personas con más de 40 años, 3.594 de las 4.281 expedidas.
El sector reconoce que el marisqueo es una actividad que siempre ha tenido profesionales con una media de edad "bastante alta" aunque advierte de que en los últimos años se registraron repuntes en la entrada de jóvenes en algunas zonas puntuales "como a Pobra do Caramiñal". "El problema está en que la mayoría de la gente joven suele estudiar y sólo se dedica al marisqueo cuando ve que no encuentra trabajo, por lo que ya entra en el sector con una edad avanzada. Es raro que lo hagan mucho antes de los treinta años", explica Natalia Laíño, secretaria de la Asociación Galega de Mariscadoras (Agamar).
Las cofradías son las que deciden si se puede aumentar el número de permisos de marisqueo en su zona, hacen una propuesta a la Consellería do Mar y esta decide en función de los recursos existentes. Una vez aceptada la ampliación del número de autorizaciones por el Ejecutivo gallego, se reparten siguiendo criterios como la experiencia. Este sistema, según la portavoz de Agamar, supone una importante barrera para las profesionales jóvenes. "Las personas que nunca hayan trabajado en el sector se van a ver por debajo de las que abandonaron la actividad y quieren volver. Es el caso de una mujer que estuviera de mariscadora un año, se marchara a una conservera, y ahora quiera regresar. Siempre tendrá preferencia frente a las que parten de cero", aclara Laíño. La representante de las mariscadoras asegura, además, que hay profesionales que se están jubilando pero que las cofradías están sacando muy pocas plazas para nuevos profesionales.
De hecho, desde 2005 el número de permisos concedidos en Galicia ha experimentado una caída constante, del 16%. Entonces había 5.124 autorizaciones para el marisqueo a pie mientras que en la actualidad sólo hay 4.281, tras registrarse descensos todos los años.
Por ello, la secretaria de Agamar destaca que al paso actual "va a ser difícil lograr esos 20.000 puestos de trabajo en el sector que anunció la conselleira hace unos meses como un objetivo posible". Laíño asegura que, para lograr importantes niveles de empleo en el marisqueo, la Xunta tendrá que invertir "mucho dinero" en la regeneración de las playas y la siembra de semillas.
Precisamente, esta semana el Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó una orden de ayudas para proyectos colectivos de acondicionamiento y regeneración del litoral gallego, con un presupuesto cercano a los 11 millones de euros.
La problemática de las zonas catalogadas como C -áreas de producción marisquera con altos niveles de contaminación por coliformes- merma los recursos de los profesionales del marisqueo a pie de la comunidad. Además, muchas rías gallegas, a pesar de producir marisco contaminado, se enfrentan a la problemática del furtivismo, que esquilma los recursos.

2 comentarios:

Alicia dijo...

Hola¡ Soy una estudiante de Periodismo de O Grove. Me llamo Alicia y me parece muy interesante tu blog. He hablado de las mariscadoras en un blog de un curso de Periodismo Social en el que participo. Te dejo el enlace:
http://www.agareso.org/blogs/i_seminario_usc/ag2/?p=21

Te escribo porque una compañera de clase y yo queremos hacer un reportaje-documental acerca del problema del cobro de las pensiones de las mariscadoras y acerca de la importancia de este colectivo de mujeres, así como de vuestro gran trabajo y dedicación al mar y los problemas que tenéis que afrontar. ¿Cómo podría ponerme en contacto contigo?

Muchas gracias¡¡:)

Alicia

puri dijo...

Hola Alicia...este es mi correo:
rios_hoby@yahoo.es

Publicar un comentario en la entrada